¿Sabias que puedes usar las cáscaras de huevo para fortalecer tus huesos? Asi se hace…

Son parte fundamental de nuestro desayuno de los domingos: los huevos revueltos, fritos o duros. ¿Y qué pasa con las cáscaras? Casi siempre desaparecen en el basurero. Pero ¿acaso hay alguna manera de reutilizarlas?

Lo cierto es que existe una forma más inteligente de usarlas. Hoy te mostramos una gran alternativa para no desperdiciarlas; además, tu salud lo agradecerá. Mucha gente no sabe que la cáscara del huevo de gallina contienen un 90% de calcio puro, un mineral muy apreciado por su importancia para los músculos y los huesos; según un estudio dirigido por el Instituto Nacional Estadounidense de Salud.

huevos

Sin embargo, ahora viene la pregunta lógica: ¿Cuál es la mejor forma de consumir las cáscaras de huevo? La respuesta es muy simple: en forma de polvo. Aquí te mostramos a hacer polvo con las cáscaras que te sobren, que puedes rociar sobre la comida o consumir directamente. Y no te costará ni un centavo.

Paso 1:

Primero coloca unas 12 cáscaras de huevos de gallina en un escurridor. Lávalas muy bien bajo el chorro de agua. Asegúrate de que la membrana fina del interior queda intacta.

Paso 2:

En el siguiente paso, deja hervir las cáscaras de huevo durante 10 minutos. Esto eliminará las bacterias y gérmenes. Simplemente calienta agua en una olla grande y agrega las cáscaras con cuidado, con un cucharón. Vigila que las cáscaras queden completamente cubiertas durante el proceso de cocción y que no floten en la superficie.

Paso 3:

Mientras las cáscaras de huevo están en el agua hirviendo, pon el horno a precalentar a 95ºC.

Paso 4:

Tras sacar las cáscaras del agua hirviendo, ponlas a secar en el escurridor. Luego colócalas en un molde amplio para hornear y mételas al horno unos 15 minutos.

Paso 5:

Después de hornear las cáscaras de huevo durante 15 minutos más o menos y cuando hayan tomado un color dorado, es hora de dejarlas enfriar. Luego pulverízalas c0n una licuadora o molino de café.

Paso 6:

Ahora puedes rociar el polvo sobre tu comida, agregarlo a una bebida o ingerirlo directamente. La cantidad ideal es 1/2 cucharada sopera por día, que contiene 400 mg de calcio aproximadamente.

En este vídeo (en inglés) puedes ver el proceso paso a paso:

Esta es una forma muy inteligente de aprovechas las cáscaras de huevo. Al reutilizarlas mediante este sencillo método, tus huesos y músculos te lo agradecerán.

Loading...
shared on wplocker.com