CHISTE: Cuidado con la temperatura de los huevos de tu marido

Están tres amigas charlando de sus cosas. Cuando una dice:
– “Me pasa una cosa curiosa con mi Juan, después de hacer el amor, al tocarle los huevos, los tiene fríos, muy fríos, y eso siempre me ha hecho gracia, por lo curioso”.
Interviene otra:
– “Si que es curioso, a mi Pedro le pasa lo mismo.”
Ambas mujeres se quedan mirando a la tercera y le preguntan:
– ¿Y a tu Antonio? ¿le pasa lo mismo a él?
Esta tercera amiga, un poco sonrojada por lo íntimo de la pregunta, se arma de valor y contesta:
– “No sé, nunca me he fijado en ese detalle, pero cuando lo vuelva a hacer probaré a tocarlos…”
– “Muy bien, mañana nos cuentas…”
A dia seguiente vuelven a coincidir las tres, y le preguntan:
– “¿Cómo te fue lo hiciste?”
Entonces la chica, se quita las gafas de sol y se ve que tiene el ojo amoratado de un buen puñetazo o golpe… Las amigas le preguntan:
– “Que te pasó?”
Pues es por vuestra culpa, anoche lo hicimos y al terminar le toqué los huevos a mi marido y le dije:
– ¡Anda!… fíjate, tú los tienes calientes, no como Juan y Pedro, que los tienen fríos después hechar un polvo…!!.

Loading...
shared on wplocker.com