Hay que tener cuidado con las mujeres muy efusivas…

Una mujer casada llega a casa del trabajo bien tarde ya siendo de noche, entra en la casa, sube al cuarto sigilosamente abre la puerta y ve debajo de la sabana 4 pies en ves de 2, rabiosa de veer aquello, dice en voz baja:
— Maldito infiel… Ya verás, te voy a dar a ti y a ella vuestro merecido!.!
Muy silenciosamente busca un bate vuelve al cuarto y los agarra a batazos por encima de la sabana, acto seguido va a la barrita que hay en la sala a prepararse un trago para bajar la bronca y se encuentra al esposo que le dice:
— Mi amor tu papá y tu mamá llegaron de sorpresa y los deje dormir en nuestra cama que es más confortable… Anda, ve a saludarlos que seguro les va a gustar…!!!

Loading...
shared on wplocker.com