Una revelación de una anciana…

Una mujer de 88 años creyéndose morir por su enfermedad, llama a su esposo de 90 años al dormitorio y le expresa:
– Viejo, viejo, me estoy muriendo.
El anciano le responde cariñosamente:
– No seas bobita mi amor. Es un mal pasajero, no le des importancia
– No, esta vez es serio. Y no quiero irme sin entregarte algo. Por favor abre el ropero y saca una caja de madera que está oculta debajo de la ropa de verano.
El esposo cumple con lo indicado y localiza la caja.
– Ábrela
El anciano así lo hace y encuentra dentro de la caja tres huevos y 300.000 euros
Entre alborozado y extrañado pregunta:
– Mi amor, qué son estos tres huevos?
La anciana responde:
– No quiero irme sin contarte un secreto. Cada huevo representa las veces que quedé insatisfecha en nuestras relaciones sexuales
El anciano comenta entre extrañado, satisfecho y orgulloso:
– Que bueno, solo tres veces en casi 60 años de matrimonio Y enseguida pregunta:
– ¿¿¿Y estos 300.000 euros???….
La anciana toma dulcemente la mano de su esposo y con un suspiro confiesa:
– Cada vez que juntaba una docena de huevos los vendía…

loading...
shared on wplocker.com