Tuvieron que amputarle los pies y una mano después de algo que parecia un simple dolor de garganta

El británico Matthew Parkes se encontraba de vacaciones en Mallorca, España, con su esposa Pamela y su hija Sofía, cuando se quejó de un dolor de garganta. Este hombre de 38 años de edad, fue al hospital y tuvo como consecuencia de una neumonía; insuficiencia de órganos y choque séptico.  Por desgracia ahora va a someterse a una triple amputación de miembros, ambos pies y una de sus manos, después de haber sido diagnosticado con la enfermedad de Castleman, que es una extraña enfermedad linfoproliferativa, con afectación ganglionar localizada o sistémica, alcanzando raramente el parénquima pulmonar.

La enfermedad de Castleman puede provocar hiperactivación del sistema inmune, evitando que el cuerpo pueda hacer frente a la enfermedad, liberando miles de proteínas. El síntoma principal es un crecimiento sólido que aparece en el tejido linfático en el pecho, el estómago o el cuello.

foto

La fiebre, fatiga, sudoración excesiva, pérdida de peso y una erupción también son síntomas comunes. Hay dos tipos de esta enfermedad de Castleman. Si se diagnostica con el primero, al paciente se le puede eliminar el linfoma a través de una cirugía. El segundo tipo es una enfermedad transmitida por todos los ganglios linfáticos, que requiere tratamiento con quimioterapia.

Pamela, su esposa de 39 años, dijo estar enojada y preocupada por la situación. “La última vez que estaba despierto, me dijo que me amaba. Cuando despierte, se va a dar cuenta que no podrá volver a caminar por el resto de su vida. No puedo vivir sin él”, dijo.

Según ella, su marido desarrolló un dolor de garganta en el tercer día del viaje. Antes, él estaba feliz y saludable. Después de ser diagnosticado con neumonía, las manos de Parkes estaban hinchadas y color púrpura, y los médicos dijeron que sus órganos habían fracasado. Fue trasladado a un hospital privado en Palma, donde fue inducido a un coma e intubado. Los médicos dijeron que su pulmón izquierdo también había sido destruido.

Las enfermedades pueden llegar en el momento más inesperado y de la forma más inesperada, así que lo mejor es disfrutar nuestra vida al máximo, sin excesos, cuidando nuestra salud y yendo al médico regularmente.

loading...
shared on wplocker.com